Los Borja en Xàtiva

1. IGLESIA DE SAN FRANCISCO

Es el único resto del desaparecido convento fundado por Jaume I. En un principio se levantó frente a la muralla, pero se derribó durante la guerra con Castilla, volviéndose a construir intramuros a finales del siglo XIV. Por hallarse en la aristocrática calle de Montcada, se convirtió en panteón de la nobleza setabense. De hecho, a finales del siglo XIV los Borja tenían su capilla funeraria en esta iglesia. El templo pertenece al estilo cisterciense, aunque sufrió diferentes reformas a lo largo de los siglos, que lo dotaron de un coro elevado, de pináculos en las capillas, de una puerta abocinada y de una bóveda de cañón.

2. LA CALLE DE MONTCADA

Se trata de una de las principales calles de la ciudad, con palacios urbanos, residencia de la nobleza local y varios conventos. Algunos de estos palacios conservan restos del siglo XIV, como el de los Despuig (número 5) y el de los Sant Ramón (número 12). Sólo uno está intacto, el del caballero Andrés de Diego, destacando su patio, la escalera y los salones de solados de la Real Fábrica de Valencia. El del marqués de Montortal es de estructura gótica con añadidos de finales del siglo XVIII. El de los Mahíques-Sanç fue recuperado para sede de la Casa de la Cultura, en el cual el estilo barroco se combina con dependencias de estilo neo imperio de corte francés. El palacio de los Sanç d’Alboi presenta el único artesonado gótico que queda en la ciudad. También se hallan dos residencias burguesas de cambio de siglo: una de ellas, la de estilo modernista, se alza sobre un palacio medieval que perteneció a los Borja, de la rama de los duques de Gandía.

3. REAL MONASTERIO DE SANTA CLARA

Fundado en 1325 por doña Saurina d’Entença, viuda del almirante Roger de Lauria, y del que fue abadesa Beatriz de Borja, hermana de Alejandro VI. Fue el monasterio más rico y fastuoso de la ciudad, de estilo gótico-mudéjar, construido con las rentas de los señoríos de Alcoi, Seta y Trevadell. La pasada guerra dejó en pie el refectorio y el dormitorio que son obra medieval, hoy oculta por reformas posteriores. En la clausura se guardaban algunas piezas de orfebrería medieval y renacentista, imaginería barroca y valiosas pinturas.

4. ANTIGUO CONVENTO Y FUENTE REAL DE LA TRINIDAD

En la plaza del mismo nombre, se hallaba el antiguo convento, que databa del siglo XV y del que en la actualidad sólo se conserva la portada de estilo gótico de la iglesia. En el centro de la plaza se sitúa la Fuente Real de la Trinidad, construida durante el siglo XIV, época en la que Calixto III era sólo un niño. Con su planta octogonal y su copa prismático-piramidal, en cuyas caras alternaban los escudos de Xàtiva y Valencia, se erige como la más antigua de la ciudad y una de las pocas góticas que quedan en España.

5. CASA NATALICIA DE ALEJANDRO VI

Al final de la calle del Ángel se halla la plazuela que en época medieval se llamaba de los Borja y en la actualidad lleva el de Alejandro VI, porque en una de las casas de la parte alta nació este pontífice. Desde 1378, perteneció a la familia durante diversas generaciones posteriores al segundo Papa valenciano. El edificio actual conserva una puerta de piedra picada y un arco escarcero de semicolumnas jónicas de mediados del siglo XVI. Además, en la plaza se encuentra una bella fuente del siglo XVIII.

6. IGLESIA DE SAN PEDRO

Según la tradición, fue fundada por Jaume I sobre una antigua mezquita existente en la Plaza del Mercado. Con todo, el edificio actual se levantó en el siglo XIV, con nave única sustentada por tres arcos, según el gótico de reconquista. Los contrafuertes eran exteriores y la cubierta presentaba un artesonado gótico-mudéjar de madera policromada, decorada con diferentes motivos y más de un centenar de escudos, entre ellos el del Reino de Valencia y el de la ciudad de Xàtiva. Fue el lugar donde se bautizó en 1432 a Rodrigo de Borja, futuro Alejandro VI. El templo sufrió importantes modificaciones en el siglo XVII y conserva tres valiosos retablos: el mayor, dedicado a San Pedro y San Pablo; el de San Miguel y San Jorge; y el de los Siete Gozos y Dolores de María.

7. RETABLO DE CASA ARTIGUES

Se trata de un retablo de cerámica del siglo XVIII, encargado por iniciativa popular para rendir homenaje a los personajes ilustres de la ciudad, entre ellos los dos pontífices Borja, Calixto y Alejandro.

8. LA SEO O COLEGIATA BASÍLICA DE SANTA MARÍA

El actual edificio ocupa el solar de la mezquita mayor y de la primera colegiata gótica. Aunque a mediados del siglo XIV, cien años después de la conquista de la ciudad por Jaime I, el templo fue reconstruido por completo en estilo gótico (Seo antigua), la imponente iglesia actual es una construcción neoclásica iniciada a finales del siglo XVI. Con todo, su construcción se alargó hasta el siglo XIX debido a problemas económicos.

El rango de colegiata fue concedido por el Papa Luna, a petición de Alfonso de Borja, que había sido bautizado allí. Además, en 1452 el cardenal ordenó a su hermana Juana que levantara una capilla funeraria en la Seo bajo la advocación de Santa Ana. La capilla constaba de varias estancias y era un edificio autónomo, de gran representatividad dentro de la Colegiata, por lo que se convirtió en capilla de la Comunión y aula capitular. Ésta y otra, la de la Virgen de las Fiebres, obras de encargo borgiano, desaparecieron con la reconstrucción neoclásica, si bien ambas nos han llegado a través de testimonios pictóricos.

Al estilo de las grandes catedrales góticas, presenta planta de cruz latina, pero su ornamentación es clasicista, constituyendo una muestra del manierismo que caracterizó el arte de la primera etapa de la Contrarreforma. En su interior destacan el prebisterio, perforado por nueve arcos sostenidos por pilastras alargadas; los ventanales del crucero; las capillas de la girola; la portada de la antigua sacristía; y el altar de San Vicente. En el exterior, cabe reseñar las dos portadas laterales barrocas; la gran escalinata norte o Porta dels Escalons; la puerta del ábside, llamada del Mercado; su campanario, uno de los más altos de la Comunitat Valenciana; y las dos esculturas en bronce de los pontífices Borja, que se alzan en el atrio de la fachada principal.

En su museo conserva obras de gran valor artístico, como la cruz procesional, considerada la mejor pieza de orfebrería esmaltada del siglo XIV en la Corona de Aragón; el cáliz de Calixto III; la Custodia Mayor del Corpus o de Alejandro VI; el retablo de Santa Ana o del Papa Calixto III; y las tablas de Santa Elena y San Sebastián.

9. EL PALAU

El Palau era la sede del arcediano de Xàtiva, dignidad de la Colegiata que siempre ostentó un canónigo de la catedral de Valencia. En realidad se trata de los restos de una construcción del siglo XIII más compleja, de la cual ha pervivido una pequeña sala del siglo XIV, de estilo cisterciense, con cuatro arcos perpiaños abocelados y una ventana trifora de arcos semicirculares. La puerta de la calle es dovelada y está blasonada con el escudo de Calixto III y otros dos escudos de la rama Borja-Oms, que podrían pertenecer a Rodrigo o César Borja, arzobispos de Valencia, a pesar de que el inmueble no guarda ningún vínculo con la familia.

10. MUSEO DE L’ALMODÍ

El almudín era el lugar destinado al almacenamiento y venta del trigo. A principios del siglo XVI se decidió ampliar el edificio, concluyendo las obras en 1548. Es el último edificio medieval que se levantó en Xàtiva y el primero en el que se utilizó elementos renacentistas. La fachada es aún gótica, con una puerta enmarcada por los escudos del reino. El interior se dispuso en forma de patio claustral de tres arcos de medio punto, sostenidos por columnas jónicas. En 1919 fue elegido como sede del museo municipal.

Alberga el retablo gótico del Salvador y la tabla de Nicolau Falcó; el conocido retrato de Felipe V, que está colgado cabeza abajo por haber decretado el incendio y destrucción de la ciudad; y el de Fernando VII. Asimismo cuenta con medio centenar de lienzos de los siglos XVII al XIX, cedidos por el Museo del Prado.

Exhibe una extensa colección de grabados, una sección de escultura, una de arqueología y diferentes colecciones de cerámica islámica, mobiliario del siglo XVIII, tejidos, bordados y orfebrería.

Atesora, además, los restos de la ornamentación policromada de la capilla de la Seo de Santa Ana (patrona de la familia Borja) tras ser derribada: dos estatuas de San Pedro y San Pablo, un altorrelieve de Moisés y otro de Mercurio, un calvario y otro altorrelieve de un ángel portando el escudo del donante Alfonso de Borja.

11. ERMITA DE SANTA ANA

De estilo gótico, se construyó en a mediados del siglo XV. Consta de una sola nave, con tres bóvedas de crucería y ábside. Más tarde se le añadió un coro elevado. En los capiteles aparecen los escudos de la Corona de Aragón, de Xàtiva y de los Borja. Es posible que la ermita se hiciera a expensas de Rodrigo de Borja, a juzgar por el escudo timbrado con los distintivos de protonotario apostólico, dignidad eclesiástica que ostentó el que sería pontífice bajo el nombre de Alejandro VI. Quedan restos de los establos y de la puerta que daba acceso al recinto, pero ha desaparecido la mayoría de las edificaciones anexas.

Desde esta cima se divisan la huerta de Xàtiva, la propia ciudad y sus castillos y, más al sur, las sierras de Mariola, Aitana y Benicadell. Por el norte, toda la ribera del Xúquer, y, de levante a poniente, desde el Mediterráneo a la frontera de Castilla.

XÀTIVA: Ciudades de Historia y Leyenda

La fortaleza inexpugnable de Xàtiva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s