Calas y Playas con Encanto: de las Marismas del Odiel a Doñana

Desde la desembocadura de la ría de Huelva hasta la del río Guadalquivir se extienden kilómetros de un paisaje litoral prácticamente salvaje. Junto al océano Atlántico, se abren amplias y tranquilas playas, de arenas finas y doradas, en las que los vientos sur-oeste y las constantes regresiones marinas modifican caprichosamente sus perfiles y sus dunas, dejando que la efímera vegetación forme barrera a la arena. Rodeadas, además, de bellos enclaves naturales y paisajísticos protegidos.

La zona, además, permite descubrir los Lugares Colombinos, en una ruta que atesora sitios relevantes en la preparación y realización del primer viaje de Cristóbal Colón, que dio como resultado el descubrimiento de América. Localidades como Palos de la Frontera o Moguer fueron frecuentadas en múltiples ocasiones por el almirante, recibiendo ayuda y colaboración para el proyecto que pretendía realizar (los franciscanos del Monasterio de la Rábida, los hermanos Pinzón de Palos de la Frontera, los hermanos Niño de Moguer y otras prestigiosas familias marineras de la zona).

ENTRE LAS MARISMAS DEL ODIEL Y DOÑANA

Entre la ría de Huelva y Matalascañas, ya en pleno Parque Natural de Doñana, se suceden los acantilados arenosos, que rompen las secuencias de pinares y dunas para caer hacia la playa y el mar. Destacan los de los parajes del Parador de Mazagón, de la Torre del Loro, y al final de la cuesta de Maneli, el Acantilado del Asperillo, calificado como Monumento Natural de Andalucía.

Estos acantilados dorados son la vía de acceso a casi todas las playas de la zona, excepto en el caso de la Playa del Espigón, a la cual se llega cruzando todo el Paraje Natural de las Marismas del Odiel. En dirección a Doñana, se encuentran la playa urbana de Mazagón y la de El Parador, enclaves tranquilos que presumen de la calidad de su entorno natural. Rompeculos y Torre del Loro, donde rodeando los restos de la torre se pasa por cuatro términos municipales diferentes.

La Cuesta Maneli y su sendero, entre pinares y dunas, llevan al Monumento Natural del Acantilado del Asperillo, un bello sistema de dunas fósiles, que se erige como el mirador más elevado y singular de la comarca, con vistas privilegiadas a la inmensidad de Doñana. La playa de Castilla y la de la Torre de la Higuera, ya en Matalascañas, ponen fin a este tramo de litoral de enclaves vírgenes y bellos acantilados.

ENTRE PARAJES NATURALES

Paraje Natural de las Marismas del Odiel

Reserva de la Biosfera

El río Odiel desemboca dividido en esteros y meandros que, por el aporte de arenas y las mareas, forman zonas de agua escasa e islas de varios kilómetros. Entre estas islas se concentran las marismas, entre salinas y zonas de vegetación cerrada. Se accede a éstas por un puente que enlaza con la capital onubense y por una carretera que las atraviesa en su totalidad. Cabe destacar la Isla de Saltés, donde se ubica un importante yacimiento islámico.

Paraje Natural Estero Domingo Rubio

Este humedal de elevado valor ambiental se sitúa entre La Rábida y Palos de la Frontera, junto a las desembocaduras de los ríos Tinto y Odiel, regados por el Atlántico y por la confluencia de arroyos. Sus aguas nutren a una amplia variedad de especies de la zona y acogen a las aves que visitan el cercano Parque Nacional de Doñana.

Paraje Natural Lagunas de Palos y Las Madres

Dos grandes lagunas, Grande de Palos y Las Madres, y otras dos más pequeñas, La Jara y La Mujer, forman este Paraje Natural, situado entre Mazagón, Palos de la Frontera y un complejo industrial petrolífero. Rodeadas por cultivos de fresa, pinares, eucaliptos y dunas móviles, estas lagunas son un paraíso para las aves, por su frondosidad y riqueza en fauna y flora.

Doñana

Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad

Es el parque nacional más grande de España y uno de los espacios naturales más importantes de Europa por su biodiversidad única: bosques mediterráneos, marismas, dunas, humedales, playas… Un mosaico de paisajes diferentes donde conviven una amplia diversidad de especies vegetales y animales.  Destaca como albergue de una extensa tipología de aves y su seña de identidad es el lince ibérico, en peligro de extinción.

LA RIQUEZA DE LOS LUGARES COLOMBINOS

Huelva

En la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, la ciudad de Huelva compone el poblamiento continuado más antiguo de toda la península Ibérica. Su situación estratégica y la existencia de importantes yacimientos mineros permitieron que se afincaran en sus tierras diferentes civilizaciones desde el inicio de la Edad de los Metales. De hecho, prácticamente toda la provincia conformaba el protohistórico pueblo de Tartessos, fuertemente influenciado por las culturas fenicia y griega.

Edificios neoclásicos y modernistas (el Gran Teatro, la Clínica Vázquez Limón, la Casa del Millón, el Palacio Mora Claros, el Antiguo Conservatorio, el Colegio Oficial de Aparejadores, la Casa de las Conchas o la Casa de la Bola), Contrucciones del legado inglés (la Casa de Colón, el Barrio Reina Victoria, el Muelle del Mineral o la Estación de Sevilla), Edificios religiosos (el Santuario de la Cinta, la Catedral de la Merced, la Iglesia de San Pedro y la Iglesia de la Concepción), Museo (colección de objetos tartessos y romanos), Monumento a la Fe Descubridora (regalada por el Gobierno de Estados Unidos a la ciudad).

La Rábida

Monasterio de Santa María de la Rábida (conserva objetos conmemorativos del Descubrimiento), Foro Iberoamericano (auditorio armado sobre columnas como un teatro griego), Muelle de las Carabelas (donde se ubican las réplicas), Parque Botánico Celestino Mutis (dedicado a la flora de esta zona y de América Latina).

Palos de la Frontera

Iglesia de San Jorge (donde se leyó la Real Provisión para preparar dos de las carabelas), restos del castillo de Palos, Casa Museo de Martín Alonso Pinzón (exhibe útiles de navegación, pinturas y mapas), La Fontanilla (fuente pública que se encontraba junto al histórico muelle), Muelle de la Calzadilla (construido en conmemoración del IV Centenario del Descubrimiento), Estatua de Martín Alonso Pinzón (capitán y armador de esta villa).

Moguer

Castillo (almohade del siglo XIV, de origen romano), Fuente de Pinete (en el antiguo Camino Real de Sevilla), Monasterio de Santa Clara (junto al cual se sitúa el Monumento a Colón), Capilla del Hospital del Corpus Christi (formaba parte del primer cenobio masculino), Parroquia de Nuestra Señora de la Granada (levantado sobre las ruinas de la antigua parroquia mudéjar), Puerto de la Ribera (donde se construyó la carabela La Niña), Convento de San Francisco (sede del Archivo Histórico Municipal y Biblioteca Iberoamericana), Casa consistorial, Casa Natal Juan Ramón Jiménez, Casa Museo Zenobia y Juan Ramón (conserva enseres, libros y objetos personales).

Niebla

Murallas (almohades de origen tartésico), Construcciones de época romana (calzada, acueducto, termas, paños de muralla, puente Romano y basílica), Construcciones de época medieval (varias iglesias, el hospital Nuestra Señora de los Ángeles y el castillo de los Guzmanes).

Aldea del Rocío

Es el lugar donde se celebra la Romería del Rocío cada Domingo de Pentecostés: una aldea con casitas bajas y calles de tierra, ubicada en el entorno de Doñana, entre bellos paisajes como la Marisma del Rocío, donde habitualmente se pueden ver caballos o flamencos en libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s