Calas y Playas con Encanto: la costa sur de Menorca

Entre los términos de Ciutadella y Ferreries, en Menorca, se hallan una serie de calas y playas que forman parte del Área Natural de Especial Interés de la costa sur. Representan el paisaje típico del litoral meridional menorquín: la costa gana altura, se vuelve agreste e inaccesible, excepto por la irrupción de mangas de mar, que coinciden con desembocaduras de torrentes y barrancos, alumbrando zonas de baño y refugios marítimos.

Una serie de playas vírgenes que alojan valores naturales y paisajísticos de primer orden. Los senderos que las unen, en breves trayectos, permiten contemplar sus bellas vistas panorámicas: acantilados inmersos entre grandes masas de árboles y vegetación, que se funden con las cristalinas aguas turquesa y las finas arenas blancas.

ARENAL DE SON SAURA

A 12 kilómetros de Ciutadella, la bahía del Arenal de Son Saura resulta de un entrante de mar que, al tocar tierra, da lugar a dos playas: la de Banyuls y la de Bellavista. Separadas por un saliente rocoso en forma de cuña, la Punta des Governador, constituyen uno de los enclaves vírgenes más grandes de la isla. Aislado y con baja afluencia de bañistas, ofrece una fina arena blanca, brisas ligeras y aguas tranquilas.

CALA DES TALAIER

Es una de las calas más pequeñas y recónditas de Menorca, que toma su nombre de la antigua Talaia d’Artrutx, una torre de vigilancia del siglo XVI. Entre las puntas des Pinar y de na Bruna, esta manga de mar aislada deja que los frondosos pinos se acerquen a la orilla, entre dunas de blanca y fina arena.

CALA EN TURQUETA

Entre las puntas des Tambors y na Foradada, esta cala paradisíaca está flanqueada por altas laderas acantiladas, cubiertas de pinares frondosos. Una lengua de rocas bajas divide en dos este enclave de forma semicircular.

CALA MACARELLETA Y CALA MACARELLA

Entre laderas y pinares se halla Cala Macarelleta, en un pequeño entrante de mar, estrecho y perpendicular. Cuenta con un sistema dunar único en la costa sur de la isla, que remonta hacia arriba por el acantilado. Su hermana mayor, Cala Macarella, es una de las calas vírgenes más bellas y famosas de Menorca. El Barranco de Macarella termina en esta playa en forma de U, rodeada de altos cantiles, cubiertos de frondosos pinares.

CALA GALDANA, CALA MITJANA Y CALA MITJANETA

Cala Galdana es uno de los centros turísticos más importantes de la isla, por el atractivo natural de su entorno: sus peculiares acantilados y la desembocadura del torrente de Algendar. A escasa distancia, Cala Mitjana y Cala Mitjaneta, playas totalmente vírgenes, destacan por su importancia ecológica y etnológica. Albergan una gran variedad de especies animales y vegetales, así como una relevante muestra de antiguas construcciones de labor tradicional.

RIQUEZA ARQUEOLÓGICA

Menorca ha sido desde la prehistoria lugar de paso de distintas culturas por su situación estratégica en el centro del Mediterráneo occidental. Este hecho propició que diferentes pueblos codiciaran la isla como puerto de escala y refugio, dejando un rico legado y convirtiéndola en un auténtico museo al aire libre. En sus escasos 700 kilómetros cuadrados concentra una de las mayores densidades de yacimientos arqueológicos de España.

El elemento más relevante de este legado es la cultura talayótica, desarrollada durante la edad del bronce y del hierro, y que se ha convertido en la característica más singular de la prehistoria balear. Entre sus construcciones más significativas destacan los poblados, los talayots (torres troncocónicas construidas a partir de grandes piedras), los recintos de taula (santuarios) y las necrópolis (navetas).

Ferreries

A sólo 141 metros sobre el nivel del mar, es la localidad situada a mayor altura de Menorca. Situada en el centro de la isla, Ferreries posee la iglesia de Sant Bartomeu (siglo XIX) y los restos del castillo árabe de Sent Agayz, sobre el monte de Santa Águeda. Al lado de esta última construcción se encuentra también parte de una antigua calzada romana.

En los alrededores de Ferreries, se encuentra el poblado pretalayótico de Son Mercer de Baix, uno de los mejores conservados de este periodo, situado junto al barranco d’es Fideu. Está formado por varias casas con planta de herradura, pero el elemento más sobresaliente es la Cova des Moro, que ha conservado su cubierta original. Tres columnas irregulares, compuestas por varias piedras, sostienen grandes losas en posición horizontal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s