Calas y Playas con Encanto: Top 10 Comunidad Valenciana

La costa de la Comunitat Valenciana es una de las mejores puertas al Mediterráneo, ya que es una de las regiones europeas con mayor número de playas y calas distinguidas con la Bandera Azul y con la Q de Calidad Turística. Cientos de kilómetros en los que el visitante encuentra desde enormes arenales dorados a pequeños paraísos escondidos entre acantilados vírgenes.

En esta ocasión seleccionamos 10 lugares costeros a lo largo de la geografía valenciana que reúnen una serie de características que los convierten en enclaves singulares, con encanto.
¿Les echamos un vistazo?

COSTA DE AZAHAR, CASTELLÓN

EL BAIX MAESTRAT

Esta comarca castellonense se caracteriza por poseer una costa con acantilados medios y numerosas calas pequeñas en forma de media luna, que eluden las aglomeraciones y dan mayor sensación de intimidad. Así, la sucesión de calas como Les Deveses, Les Llanetes, Cala Foradada o Cala Pastor, es casi interminable, hasta llegar a la población de Vinaròs. A lo largo del camino que dibujan estos excepcionales rincones (N-340), se distribuyen diversas urbanizaciones y emplazamientos turísticos que disponen de una variada oferta gastronómica. A reseñar de la gastronomía de Vinaròs el langostino, el dátil de mar y las holoturias, como la espardenya.

CALAS DE LA SERRA D’IRTA (Peñíscola-Alcalà de Xivert-Alcossebre)

La Serra d’Irta constituye un reducto que se ha mantenido razonablemente libre de urbanización, a diferencia de la mayor parte de enclaves costeros de la Comunitat Valenciana. Como Parque Natural Protegido, conserva uno de los más bellos paisajes costeros de la provincia de Castellón, donde las abruptas laderas, que alcanzan los 573 metros en su punto más alto, descienden progresivamente hacia el mar en forma de pequeños acantilados y entrecortadas calas y playas, de aguas puras y sugerentes vistas. Entre Peñíscola y Alcossebre se perfilan 20 kilómetros de costa. Así, la pequeña Cala del Moro, en Peñíscola, inicia una larga serie de calas y pequeñas playas (Playa de Santa Lucía, Cala de Puerto Azul, Cala Ordil o Puerto Negro, Cala Pebret, Cala Argilaga…) que han obtenido la consideración de Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

TORRE DE LA SAL (Cabanes-Torreblanca)

La marjalería del Prat de Cabanes-Torreblanca o Prat d’Albalat dels Ànecs se cierra por el mar por un cordón litoral de playas. Adentrarse por ellas permite conocer uno de los espacios costeros más recónditos y singulares de la geografía valenciana, donde los amantes de la naturaleza gozarán de la observación de diferentes especies de fauna. Además, es recomendable la visita a la pequeña población de Torre la Sal, antigua colonia de pescadores que debe su nombre a la torre de vigilancia de la zona, así como al centro de interpretación del parque natural, donde se obtiene una visión completa de los valores que atesora.

VALENCIA TERRA I MAR, VALENCIA

EL SALER-L’ALBUFERA

El Saler constituye una pintoresca pedanía de la ciudad de Valencia, dedicada al turismo y al cultivo del arroz, en un parque natural, el de La Albufera, que atesora un rico patrimonio cultural, etnográfico y medioambiental. Destaca la Devesa y las playas del Saler, así como los proyectos de restauración dunar, realizados entre la Gola del Pujol y la del Perellonet: las dos salidas al mar de la Albufera de Valencia, que abrazan las idílicas playas de la Malladeta, l’Alcatí y de la Punta.

GANDÍA-XERACO-TAVERNES DE LA VALLDIGNA

Largas extensiones de arena fina ofrecen las playas más septentrionales de Gandia, Xeraco y Tavernes de la Valldigna. Son municipios que se esmeran en preservar sus playas y sus dunas, como recursos vivos de su patrimonio natural. Así han proliferado las pasarelas de madera y las restauraciones de vegetación. Constituyen el marco idóneo para el relax, la práctica de deportes náuticos y, en algunos casos, la práctica nudista, muy arraigada en parte de este tramo costero.

VALENCIA-ALICANTE

LES DEVESES-LES ROTES (Oliva-Dénia)

Las urbanizaciones y playas de Rabdells y Oliva Nova dan paso, hacia el sur, a los tramos costeros de Dénia, donde comienzan los dominios de las montañas, con el Montgó como referente indiscutible. Les Deveses tienen un carácter seminatural, con múltiples retazos dunares, que cierran la marjalería de Pego-Oliva, declarada parque natural. Multitud de personas visitan la zona atraídas por la práctica del kitesurf o el más tradicional windsurf, favorecidos por los fuertes y frecuentes vientos.

La costa hacia el Montgó, declarada Parque Natural, se hace progresivamente más escarpada y la arena da paso a la roca. Se accede a estas playas por el Club Náutico de Dénia y desde aquí hacia el sur en dirección a Les Rotes, por la carretera que serpentea entre las edificaciones. También es posible caminar por el borde del mar desde la playa de la Marineta Cassiana, disfrutando del paisaje.

COSTA BLANCA, ALICANTE

PORTITXOL-LA GRANADELLA (Xàbia)

Al norte del cabo de la Nao, desgajada de la línea costera, se encuentra la isla del Portitxol, homónima de la cala que, en el término municipal de Xàbia, constituye un emblema para el turismo y para los amantes del buceo. La línea de costa se caracteriza por numerosos accidentes geográficos: el cabo de San Martín por el norte, el cabo Negro al sur, la propia isla y su pequeño escollo.

La Granadella es una pequeña cala que toma su nombre de la fortificación del siglo XVII, que se encuentra al sur de la misma sobre un promontorio de caliza que mira al Mediterráneo. La orientación de esta cala, su forma y la protección que le brinda el cabo de la Nao garantizan la extrema calma de sus nítidas aguas. Frondosa vegetación abraza los pequeños cantiles en un bello rincón frecuentado por buceadores por la tranquilidad de sus aguas.

CALAS DE LA SERRA GELADA (Altea-L’Alfàs del Pi-Benidorm)

Desde 2005, la Serra Gelada forma parte de la nómina de los Parques Naturales de la Comunitat Valenciana y su riqueza paisajística, su flora y su fauna son compartidas entre Altea, L’Alfàs del Pi y Benidorm. Desde el confín de la playa del Albir, se abren pequeños reductos costeros, como la cala de La Mina, la del Amerador o la playa del Metge, que se van haciendo progresivamente más inexpugnables y sólo accesibles por mar. Las embarcaciones deportivas fondean estas aguas por su profundidad moderada, disfrutando de las mejores panorámicas de la costa.

CALA FONDA-LA CALETA-CALA XARCO-RACÓ DE CONILL (Finestrat-La Vila Joiosa)

Estas calas constituyen un mosaico de lugares más o menos inaccesibles y singulares de este tramo de costa. La Caleta y la Cala Xarco se encuentran próximas a la urbanización Montíboli de La Vila Joiosa, compitiendo en belleza y ganando en tranquilidad a las ubicadas al norte de la urbanización. Más apartadas, las pequeñas y abruptas calas del Racó del Conill y Cala Fonda se ubican a unos tres kilómetros del casco urbano en dirección norte, hacia Benidorm (por la N-332, siguiendo las indicaciones hacia Punta Plana). Su difícil acceso garantiza un baño en soledad en una costa acantilada.

L’ALJUB-PINET (Santa Pola)

En las faldas de la sierra que conforma el cabo de Santa Pola, se ubica un singular tramo de playas con pocas aglomeraciones e impactantes paisajes. La playa del Pinet se halla rodeada de dunas y permite contemplar desde la distancia una explotación salinera, visible por las enormes montañas de sal que relumbran en la distancia. Desde el faro hacia el norte se ubica la cala de L’Aljub, a la que se accede desde los Arenales del Sol por el norte, o desde la propia población de Santa Pola, por el sur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s